N A R R A T I V A

He publicado un libro de relatos, seis novelas y un libro de crónica periodística.

Días Perdidos.jpg

DÍAS PERDIDOS
Pez de plata (2018)

La apacible vida de los habitantes de Gijón se ve sacudida con la aparición de un payaso que sube siniestras fotos a internet en las que recorre sus calles de madrugada. Lo que en principio parece una broma de mal gusto, se convierte en algo terrorífico con la aparición de varios cadáveres en la ciudad. Todos llevan la marca de un asesino en serie: una mano amputada.

El inspector Castro, que hasta entonces llevada una existencia tranquila entre conversaciones de bar, vasos de whisky y sus dos pasiones (su mujer y el Sporting), habrá de enfrentarse entonces a un caso para el que cree no estar preparado.

9788494515385.jpg

EL HIJO
Tropo Editores (2017)
Finalista Premio Herralde 2015

Teresa Falcón Aymerich considera que tiene nombre de escritora de novelas decimonónicas, o incluso de protagonista de esas novelas. Sin embargo, vive en la Madrid de hoy, en la agreste realidad. A sus cincuenta y tres años, es directora de RRHH de una gran empresa donde está contra las cuerdas después de no haber conseguido encontrar al responsable del fraude interno y que, de no remediarlo, abocará a la empresa al desastre y a ella a la cola del paro. Una mañana, sin embargo, su vida cambia de manera radical cuando le comunican que Rubén, su único hijo, ha muerto en un accidente de tráfico. Teresa, incapaz de sentir tristeza, seguirá adelante con su vida con una mezcla de amor propio y humor negro, tratando de comprender quién fue realmente su hijo y quién es ella.

9788494307010.jpg

EL TÚNEL
Pez de Plata (2015)
Finalista Premio Herralde 2014

David es un hombre de invierno, un músico venido a menos desde la nada. Errabundo en Gijón, la ciudad que lo vio nacer, toca cada noche en el Bloom, un tugurio del centro, recordando aquellos lejanos días en que la vida pudo haber sido diferente. Una vida por la que pasaron varios trenes con forma de mujer y promesas de discográficas que nunca llegaron a cumplirse.

Ahora, con más de cuarenta años, en una ciudad y una región sin futuro, rodeado de viejas glorias del rock que no supieron auparse al carro del Xixon Sound, ha de plantearse un cambio de rumbo. Sabe que debió irse mucho tiempo atrás, antes de que todo se parara como en una fotografía, pero a veces tiene la impresión de que jamás podrá salir de ese hermoso y derrotado lugar llamado Asturias.

Final418x519.jpg

 

 

 

Escribe aquí...

PELÁEZ. 
Historias de un periodista de provincias
360 Grados Libros (2014)

La obra, que es un homenaje a la figura del periodista local y a los medios tradicionales, recoge los diálogos entre el jefe de un diario de provincias y Peláez. El jefe, que vivió su época de esplendor muchos años atrás, es el director de un periódico local ubicado en algún lugar indeterminado del país, que “duerme la siesta, bebe güisqui barato y se acaricia su prominente barriga en el despacho”. Peláez es un plumilla de la vieja escuela, que sobrevive pese a la crisis de los medios tradicionales y la realidad española de los últimos años.

PERROS-PRESA.jpg

PERROS DE PRESA
Gadir (2012)
Premio de Novela Fundación Complutense

Perros de presa es una novela negra llena de humor. Su protagonista es un antihéroe urbano, Federico Narváez, un licenciado en antropología cuya indolencia y poca fortuna le han llevado a aceptar un trabajo como guardia de seguridad. Su escasa ambición y su pesimismo se mezclan en la novela con un humor omnipresente, que, como destacó el jurado del Premio de Narrativa de la Fundación Complutense "nos recuerda por momentos al de La conjura de los necios". La muerte aparentemente fortuita del mejor amigo de Federico lleva a este a investigar sus circunstancias, y a sospechar la existencia de una trama criminal. A partir de ese momento el relato se convierte en novela negra con todos sus ingredientes, sin olvidar el elemento social. 

portadilla promo BARRIGA.jpg

BARRIGA
Inéditor (2010)

Álvaro de Miguel es aceptado en La Empresa para redactar informes con destino desconocido. Su perfeccionismo y entrega le granjean la confianza de sus oscuros superiores, que lo promocionan hasta asignarle un jugoso proyecto: poner sobre la mesa del despacho principal del Ministerio de Agricultura unas comprometedoras fotografías y un informe que desbloquearían la salida al mercado de un compuesto alimentario. Le acompaña su J.P., su jefe de proyecto, quien al terminar el encuentro le advertirá sobre el quid de esta singular profesión: ese hormigueo en la barriga que sentirá al oler a su presa y poner en marcha su estrategia de depredador a sueldo. Pero para entonces, Álvaro ya habrá descubierto que todo tiene un precio.

portada mediocre.jpg

MEDIOCRE
Inéditor (2009)

David es periodista en defensa propia. A sus treinta años, trabaja a cambio de un sueldo ridículo en una revista de alimentación en la que se dedica a una labor muy valorada por sus compañeros: preparar el café.
La relación con Nuria, su novia de siempre, ha perdido la consistencia de los primeros días, como el pegamento en barra, y los miembros de su familia son estaciones de paso en su vida.
David vive en un agujero del centro de Madrid, la ciudad de la que se ha enamorado pero que, poco a poco, se bate en retirada, al igual que la gente que lo rodea, protagonistas de una diáspora emocional que lo ha dejado solo en mitad de ninguna parte escribiendo poemas que nadie lee y agachando la cabeza para alcanzar una esperanza menor, un sueño de vía estrecha: el contrato indefinido.

portada.jpg

RELATOS POSINDUSTRIALES
KRK (2008)
Premio Asturias Jovende Narrativa

Un guionista zurdo y fracasado que enjuaga sus penas en un bar de Chicago, la pareja que comparte los silencios en el sofá después de un viejo día en la oficina, un pianista prodigioso que malgasta su vida como crupier en un casino de provincias, una femme fatale que padece dislexia en los momentos de excitación o un detective que llega a Madrid huyendo de su propia novela. Los personajes de Relatos posindustriales buscan su lugar en un mundo en el que la información, la creatividad y el conocimiento, los tres pilares de la sociedad posindustrial, se difuminan en un universo de ausencia, incomunicación y esperanzas frustradas. Necesitarán mucha ironía, imaginación y riesgo para salir adelante en una vida que nunca será lo que había prometido.